Los líderes pesimistas son dañinos

“Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo: Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo. Pero los que habían ido con él respondieron: No podremos combatir contra esa gente. ¡Son más fuertes que nosotros!” (Números 13:30-32).

Dios utiliza líderes que confían en sus promesas y en su Palabra para que animen, guíen y motiven a los demás para alcanzar sus propósitos. Dios le prometió a Israel que le daría una “tierra” buena y fértil donde las familias disfrutarían de abundantes bendiciones. Para obtener la “tierra” debían enfrentar y “combatir contra” la “gente” que la habitaban. Estos habitantes, eran “más fuertes” que el pueblo israelita. Caleb, un líder del pueblo, tenía la seguridad y la confianza en Dios de que podían “conquistar esa tierra”.

Lamentablemente, otro grupo de líderes que tenían una actitud pesimista, de incredulidad y temor dijeron: “No podremos combatir contra esa gente” argumentando que eran “más fuertes” que ellos. Este argumento pesimista se propagó como pólvora e influyó negativamente en el pueblo para no “conquistar la tierra”. Tú eres una persona de influencia; por esta razón, debes rechazar la incredulidad y transmitir a otras personas la confianza en Dios.


Pregunta de aplicación: Tu influencia sobre los demás es ¿negativa o de confianza en Dios? ¿Influyes en los miembros de tu familia para que crean en las promesas de Dios?

Plan diario de lectura de la Biblia en un año: Lee los siguientes citas:

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *